¿Qué significa realmente tener a alguien a quien puedas llamar amigo o amiga?, ¿existe, quizá, una lista de condiciones que te indican cuando alguien es un verdadero amigo o si simplemente es uno de esos que te sacan risas y secretos por temporadas?

Hay personas que sin lugar a dudas permanecen a pesar de los años, aun con los tiempos muertos en los que parece como si el otro no existiera, a esos… ¿ustedes los llaman amigos?

Hay otros que solo aparecen cuando un problema asoma y necesitan de un consejo amigo que los saque de ese embrollo emocional en el que se encuentran, a esos… ¿ustedes los llaman amigos?

No han de faltar los que solo aparecen cuando la fiesta llama y nadie es tan “buen parche” como ellos… ¿amigos, en serio?

Claro, yo también me incluyo y obvio que he sido de esos “amigos” que precisamente hoy estoy cuestionando. Sin embargo, lo doloroso viene cuando comienzas a darte cuenta que si sacas de tu lista a estas personas, al final solo te tienes a ti misma y si tienes suerte, quizá a alguien al que llames el incondicional.

¿Qué pasa conmigo?, ¿será que estoy romantizando la amistad?… ¿quizá esperando demasiado aun cuando sé que nadie le debe nada a nadie?

Categorías: En mí

Sol Gómez Botero

Comunicadora social y periodista